Archivo de la etiqueta: 2016

“El mejor oficio del mundo”

Compartir en LinkedIn    Twittear    Compartir en Facebook 

Hoy se celebra el día de San Francisco de Sales. Y tengo que decir que la primera persona que me lo recordó esta mañana fue una buena amiga periodista, ex compañera de TVE.

No puedo pasar por alto esta fecha en mi sitio web, el día de “el mejor oficio del mundo” según Gabriel García Márquez. Yo también lo creo, aunque está dañado por las secuelas de la crisis económica y la crisis de valores en la profesión.

He leído varios post de periodistas a lo largo del día de hoy, 24 de enero, en la red LinkedIn, y la gran mayoría hacen un recopilatorio de destacados protagonistas que han contribuido en la historia del periodismo y de decálogos del buen periodismo. Por eso, no deseo repetir lo que ya se ha difundido.

Yo hago mi pequeño homenaje al oficio compartiendo mis experiencias vitales como periodista. Una suma de pasión, trabajo, seriedad y honestidad.

Me viene a mi memoria vivencias de todo tipo. Una, es la del riesgo personal de adentrarte con miedo en la boca de un incendio, en compañía de tu compañero de batalla –reportero gráfico– que también comparte esa vocación, para obtener una imagen que muestre lo que está ocurriendo.

Qué enorme es ese sentimiento de satisfacción personal, de haber hecho un buen trabajo en equipo, y qué magia tiene la alegría compartida. Pero también las tristezas, cuando las cosas no salen bien.

Recuerdo el agradecimiento de los protagonistas de historias especiales por contarlas, aquellas que te aportan conocimiento y algo más, lejos de los postureos mediáticos ‘políticamente correctos’ cuando también toca hacerlos.

“Sé tu misma, no pierdas tu autenticidad y jamás pierdas ese sentido de la responsabilidad e implicación en todo lo que hagas”, son buenos consejos de maestros que he tenido en el oficio. Sólo puedo dar las gracias a las personas que han sido mis guías y sólo ellos lo saben.

Ha evolucionado la manera en que se hace periodismo. Del periodista de la libreta y el bolígrafo, hemos pasado a otro. El digital conectado a todo el mundo a través de la red. Sin duda, una gran oportunidad para hacer y aportar grandes logros a través de los nuevos canales de comunicación.

Todo un reto para el oficio.

¡Felicidades, amigos y colegas periodistas!

“El silencio no es rentable”

Compartir en LinkedIn    Twittear    Compartir en Facebook 

No hay nada peor cuando se habla de una empresa, sea del tamaño o de la naturaleza que sea, para una organización, o incluso cuando hablamos de profesionales –políticos, investigadores, médicos, deportistas, diseñadores o músicos–, escuchar lo siguiente: “no le conozco, no sé nada de su organización y no sé nada de sus servicios ni, por tanto, de sus méritos, de sus resultados ni de sus logros”.

Herb Schmertz, vicepresidente de Relaciones Públicas de Movil Oil, ratifica que en comunicación empresarial “el silencio no es rentable”.

Estoy totalmente de acuerdo, máxime en estos tiempos donde la mayoría de los ciudadanos están hiperconectados al móvil, a las redes sociales, a los medios de comunicación y a las plataformas digitales.

No comunicar es un grave error. Y aunque pueda ser sorprendente, confieso que, por desconocimiento absoluto, no se entiende la enorme trascendencia de la comunicación incluso en los casos más insospechados de la vida pública.

El 2016 es un buen momento para que las empresas, organizaciones o personas, que hasta ahora no hayan invertido en comunicación, pongan el cronómetro a cero y le den al botón de ON. Te sugiero que cuentes con los servicios de un buen sastre –valga el símil para las personas que somos profesionales acreditados del periodismo o de la comunicación– para elaborar tu traje a medida.

Primero, estudiaremos la forma de tu cuerpo, evaluando tus debilidades y fortalezas para elegir el mejor tejido que se adecue a ti. Sí, el tejido. El siguiente paso será estudiar un patrón, con el que logremos un diseño que se adapte a distintos entornos y nos permita controlar todo, pinchando cada alfiler en su sitio preciso, tanto los visibles como los no visibles (comunicación interna y externa). Tu plan estratégico,  a medida, ira cogiendo forma, la que mejor te convenga.

Recordemos a Tom Ford: “¿qué es una marca sin una fuerte personalidad que la sustente?. Sólo un montón de ropa”. Mi ADN es único, el tuyo lo es, el de tu vecino lo es y el de tu competencia también lo es. Saca rentabilidad de todo lo que eres y cuéntalo a la sociedad.

Desmárcate, sí. Hazlo. Atrévete a hacer cosas diferentes para comunicar tus logros y las novedades, con mi ayuda o con la del profesional que consideres.

Comienza a comunicar lo diferente que tú eres al resto. Dos empresas del mismo sector, aunque ofrezcan los mismos servicios y productos, pueden ser diferentes. Dos profesionales del mismo sector,  también pueden llegar a serlo. Créelo. La clave: un exhaustivo ejercicio de análisis.

No nos vamos a centrar en el qué y en el dónde, porque lo importante es el cómo lo vas a hacer. Con creatividad, la esencia o el contenido debe ser complementado con el toque personal, pero, sobre todo, con profesionalidad.

¿Ya tienes tu plan de comunicación? Hagamos caso a Herb Schmertz.

3,2,1… ¿comunicamos?

¿Y tú, qué ves?

Compartir en LinkedIn    Twittear    Compartir en Facebook 

Antes de que me respondas a esta pregunta, te voy a contar lo que yo veo.

Los hábitos han cambiado en los hogares, y del todo. Lo comprobé hace muy poco, en estas fiestas navideñas. Los mayores que se acercan a los ochenta años también elaboran videos y fotos, y no sólo eso, además lo comparten. Miran a la cámara como profesionales y saben qué contar, como si fueran auténticos youtubers.

Consumen el producto televisivo no lineal, en el móvil o en la tableta. Ven lo que quieren y se descargan en sus dispositivos aplicaciones con contenido audiovisual, y te lo cuentan. ¿Quién dice que hay que poner el foco en los millenials? Más bien hay que poner el foco en todas las generaciones, desde la a hasta la z.

Todo tiene su hora –sin querer hacer promoción a la canción de Juan Luis Guerra–; la hora del apogeo de las plataformas de TV digital ya llegó para quedarse definitivamente, como lo ha hecho Netflix España.

De aquí al 2019 el panorama es muy alentador para la industria del entretenimiento y los medios, según nos explica el informe de la consultora PwC. Los consumidores quieren flexibilidad, libertad, facilidad y, sobretodo, experiencias nuevas y calidad en los contenidos, en el formato que sea, pudiendo ser tanto el tradicional con menú a la carta, como el digital.

Propongo la creación de una asociación de experiencia del espectador. En su momento se creó en nuestro país la Asociación de Desarrollo de Experiencia del Cliente, DEC, donde el sector empresarial reta a la excelencia.

Por otro lado, los editores también tienen en los próximos años el gran reto de ofrecer contenidos atractivos para atraer la publicidad digital. Y alzo mi voz para que se aplique el sentido común contratando a los mejores profesionales, que cuenten con las competencias requeridas para poder afrontar este reto.

Aprovecho para poner en preaviso a los “digital hunters” (perdón por bautizar este término y mis disculpas a la rica lengua castellana). Evangelizar a los consumidores es tarea ardua.

En unas semanas, el próximo 28 de enero el sector audiovisual tiene en Madrid una gran cita con el Congreso Revolution TV 2016, organizado por iiR España, que reunirá a productores, operadores, plataformas y anunciantes para analizar la nueva audiencia hiperconectada y los nuevos hábitos de consumo.

Y no me puedo olvidar de la oportunidad que tienen las startups para entrar en escena con esta explosión de las plataformas de televisión. Adelante al talento, vienen años trepidantes.

¿Y tú, qué ves?. ¿Lo quieres compartir?. Me encantaría.

Planta 32

Compartir en LinkedIn  Twittear  Compartir en Facebook 

No es ciencia ficción, aunque los pesimistas lo creyeran así. En la planta 32 se inicia un cambio. ¿Has sentido alguna vez un latido capaz de impactar en cada una de tus células y revolucionarlas? Yo sí, y muchas veces, pero esta vez de manera especial.

Hace unos días subí 32 plantas de un edificio y a la mitad me dije: “no puedo, ¡no puedo!”. Mi empeño fue tanto que hoy confieso en este blog que, desde entonces, las subo con asiduidad y ya no me paro a la mitad; las subo de un tirón.

Nunca caigas en la trampa del derrotismo. Nunca. Ni en la vida personal, ni en la profesional. Viktor Frankl decía que “al ser humano se le puede arrebatar todo, salvo la actitud con la que se enfrenta a sus circunstancias”. Qué gran coraje tuvo y cuánto podemos aprender de su experiencia vital.

Llevamos hoy ya cinco días cumplidos del 2016 y, por cierto, ¿qué le pedís a los Reyes Magos?. Yo, pues algo sencillo para los próximos meses de este nuevo año: ilusión, mejor dicho, ilusión las veinticuatro horas del día.

El 2016 va a ser un año de éxitos, yo estoy absolutamente convencida. En la calle, en los medios de comunicación y en las redes sociales. Se percibe algo maravilloso, como es ahora el entusiasmo de quiénes antes estaban colapsados, de las personas que decidieron emprender y fracasaron, de quiénes perdieron su empleo y de quiénes redujeron las ventas e ingresos de sus negocios, de todas victimas de la agotadora crisis que tanto daño ha hecho y que tanto ha bajado la motivación en general.

Ahora vamos a practicar algo de happytología este 2016, tal como nos sugiere la médico Paloma Fuentes, responsable de Bienestar Emocional de Mahou-San Miguel y fundadora de la primera consulta médica en España dedicada a potenciar la salud a través de la felicidad, Sumafelicidad. Las empresas felices son más saludables. Si a eso le añadimos una pizca de ilusión por parte de los profesionales, todos superaremos la Planta 32 y ¿cuántas más?. Las que sean necesarias.

¡A tope, 2016!